Sandro es Evelyne Chétrite, que se crió rodeada de moda en la tienda de camisas para hombre de su abuelo, fascinada por su tía costurera, que la vestía a medida. Una infancia que, años después, la llevaría a crear sus primeros vestidos, que al principio se vendieron en boutiques multimarca. Con el respaldo de un prestigio en alza, abrió una boutique con su nombre en la calle Vieille du Temple de París. El éxito es inmediato. Las características de la marca son la creatividad, la energía, la sinceridad y, sobre todo, el deseo de conseguir embellecer más a la mujer. Y Evelyne sabe cómo hacerlo. Las observa en la calle y «percibe» lo que necesitarán. Tiene una inteligencia intuitiva respecto al detalle que cambia todo. En la actualidad, basándose en su experiencia, Evelyne propone dos colecciones refinadas y poco convencionales: Sandro para hombre y Sandro para mujer.